PortadaProvincia

La Junta estudia su colaboración para mejorar las instalaciones deportivas de Poblete

Y poner una guardería

El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene la intención de colaborar con el Ayuntamiento de Poblete para mejorar las instalaciones deportivas municipales y poner en marcha una guardería que atienda la creciente demanda de este servicio en la localidad. Así lo expresó la delegada de la Junta de Comunidades, Carmen Teresa Olmedo, durante la reunión que mantuvo con el alcalde, Luis Alberto Lara. 

El edil explicó que la renuncia de la empresa que gestionaba la concesión administrativa de un centro deportivo obligó al Ayuntamiento a hacerse cargo de la gestión del mismo y a modificar sus objetivos, que ahora son también el ocio familiar y la formación deportiva.

El Consistorio tiene la intención de mejorar y modernizar las instalaciones de este centro deportivo y de ocio para mejorar la oferta de entretenimiento familiar a sus vecinos, un afán para el que Luis Alberto Lara quiere contar con la ayuda del Ejecutivo de Emiliano García-Page, al igual que para el proyecto de guardería que promueve el Ayuntamiento. 

Este centro infantil se ubicará en el edificio del que estuvo funcionando hasta hace unos años gracias también a una concesión administrativa municipal. Lo que plantea el Ayuntamiento es una guardería “inclusiva”, con medios y profesionales especializados y preparados para atender también a niños y niñas con necesidades especiales, que dé servicio a la creciente demanda de plazas de guardería en la localidad.

Por otro lado, el alcalde de Poblete informó a la representante del Gobierno de Castilla-La Mancha en la provincia de las gestiones que está llevando a cabo el Ayuntamiento para evitar la desaparición de lo que queda en pie del molino de Albalá, situado sobre el cauce del Guadiana aguas abajo del puente de Alarcos.

El molino de Albalá es uno de los últimos vestigios de arquitectura industrial hidráulica. Se conoce su existencia como molino harinero desde el siglo XVII, aunque durante buena parte del siglo XX se dedicó a la producción de energía eléctrica. En la actualidad solo permanecen en pie los muros exteriores de la antigua edificación. 

La concesión de Unión Fenosa para el aprovechamiento hidráulico finalizó hace dos años y la eléctrica acaba de comunicar el inicio del expediente de demolición, un derribo que el Ayuntamiento ha intentado paralizar declarando su protección. Según Luis Alberto Lara, el Consistorio está dispuesto a hacerse cargo de lo que queda del molino para garantizar su salvación y quiere contar con la ayuda del Ejecutivo regional para evitar su desaparición.

/El Digital de Ciudad Real/

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba