‘Filomena’ dejará más agua que nieve en las próximas horas en Daimiel

/El Digital de Ciudad Real/

El segundo día de nieve en Daimiel ha empezado con menos complicaciones a la hora de moverse por el municipio. La borrasca ‘Filomena’ ha dado una tregua de madrugada y la nieve acumulada durante el jueves se ha reducido en las calzadas y aceras. No obstante, el Ayuntamiento de Daimiel ha puesto en marcha el mismo dispositivo, y el reparto de sal en las entradas y rotondas principales se inició a las cuatro y media de la mañana. Tres horas después los operarios de Limpieza se incorporaban a este operativo y comenzaban a esparcir sal a mano en los puntos más sensibles y transitados de la localidad. 

El concejal de Obras, Jesús Villar, confirmaba que la situación general de Daimiel era “mejor que la de ayer” a esa primera hora y señalaba que el operativo va a estar vigilante para seguir actuando, aunque la previsión es que la nieve deje paso al agua en las próxima horas. 

Los voluntarios de Protección Civil han vuelto a apoyar este despliegue y han repartido sal por la localidad con dos coches y dos carros, como informaba el jefe de la agrupación daimieleña, Narci Muñoz de Morales. 

En este recorrido constante por Daimiel, también se vigila la nieve acumulada en las copas de los árboles. El concejal de Obras ha comentado que desde Jardines se está pendiente y de momento no hay preocupación por ello. Jesús Villar también apuntaba que no se tiene constancia de incidencias por este temporal. “No habido nada, o por lo menos nada grave” que afecte a vehículos o a caídas de peatones. Aun así, la recomendación en la que insistía es la de no salir de casa si no es totalmente imprescindible, y evita, sobre todo, los desplazamientos por carretera.  

Previsión, lluvias y heladas

La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología para el resto del viernes es que las precipitaciones ya sean de agua durante la tarde y continúen en la madrugada del sábado. En esas doce horas se podrían acumular más de 25 litros por metro cuadrado. 

Por el momento, el jueves cerró con casi 10 litros por metro cuadrado, según los datos recogidos por la estación del Servicio de Asesoramiento al Regante. Este nevado 7 de enero registró además una temperatura máxima de solo 0.4 grados. Se trata de la tercera máxima más baja en lo que va de siglo XXI. El récord lo tiene un 29 de enero de 2006 donde la máxima fue de -0.4 grados.

La próxima semana la atención estará en las temperaturas mínimas que se esperan a partir del lunes y que podrían desplomarse hasta los siete grados bajo cero. Ante este escenario, el Ayuntamiento ya ha encargado un nuevo pedido de sal con el que reforzar sus reservas, ya que estas heladas tan extremas se prevé que se extiendan hasta el final de la semana. 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*