El Ayuntamiento de Daimiel inicia los trámites para impedir la implantación de una macrogranja porcina

El concejal de Medio Ambiente, Javier Fisac, ha informado este lunes de la puesta en marcha de un procedimiento por acuerdo de la Junta de Gobierno Local mediante el cual se inicia una modificación del POM con el objetivo de impedir la implantación en Daimiel de explotaciones intensivas de porcino. 

Dentro de esta nueva modificación, el Ayuntamiento propone la creación de un nuevo ámbito de suelo rústico por especial sensibilidad olfatométrica que afectará al suelo rústico de reserva en un área delimitada con un radio de 6 kilómetros con centro en la Plaza de España. También se establece una nueva definición de uso ganadero dentro de las actividades del sector primario, en la que se pretende diferenciar el uso ganadero de porcino intensivo del resto de usos, generando un nuevo apartado al respecto para las instalaciones que se dediquen a la cría de cerdos de carácter intensivo, es decir, estabulado. 

Por último, se plantea una modificación el régimen de usos compatibles para establecer que, dentro de ese radio de seis kilómetros, se prohíba el uso de esta ganadería intensiva,y, que además, fuera de esos seis kilómetros, cualquier instalación de este tipo deba situarse a más de un kilómetro respecto a edificaciones residenciales, o actividades recreativas, de ocio, hostelería, turismo rural o actividades agroalimentarias.

Con la puesta en marcha de estos trámites municipales y su información pública, se establece un año de paralización en la concesión de licencias que el Ayuntamiento podría prorrogar, según ha informado Fisac, confiando en que la Dirección Provincial de Fomento de su visto bueno a esta modificación en un plazo no superior a seis o siete meses. 

Según indicó el concejal, el equipo de Gobierno “da un paso adelante en las trabas administrativas a industrias dañinas para nuestro medio ambiente, nuestro acuífero, nuestro suelo y nuestro bienestar”. En este sentido, manifestó su desacuerdo con las declaraciones del portavoz del grupo municipal socialista, desmintiendo que el Ayuntamiento emitiera un informe aprobando el cambio de actividad de granja aviar a granja porcina en ese lugar. El edil aclaro que se trata de “un informe de compatibilidad de uso dentro del trámite de consultas previas de la Junta en el cual se sometía a estudio de impacto ambiental el proyecto; es decir, si era compatible con el POM de aquel momento”.

Fisac también ha rechazado la afirmación de que el gobierno no aprobase la modificación del POM que planteó el PSOE en pleno extraordinario el 5 de junio de 2019. Según indica el concejal, “ese pleno tenía como objetivo suspender licencias, lo que no se pudo llevar a cabo debido a la falta de documentación aportada por el PSOE en su propuesta y a que la Corporación en aquel momento estaba en funciones tras las elecciones, por lo que, enfatizó, “no existía potestad jurídica para ello”. 

Para terminar, Fisac subrayaba que, aunque desde el principio el PSOE se ha mostrado en contra de la implantación de la macrogranja a través de los medios de comunicación, no ha lanzado ninguna propuesta para que el Ayuntamiento tuviera la potestad última de frenar este tipo de actividades”. Así las cosas, el responsable de Medio Ambiente recordó que aún no se ha recibido contestación a la cita que el alcalde, Leopoldo Sierra, solicitó con la viceconsejería para trasladar su preocupación al respecto de este problema, a pesar de que el pasado 27 de agosto el Director Provincial de Desarrollo Sostenible se reunió con afectados en la sede el PSOE.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*