Informes arqueológicos determinarán la construcción de una rotonda en el Valle del Peral de Valdepeñas

El delegado de Fomento en Ciudad Real, Casto Sánchez, ha visitado las obras que el Ejecutivo regional está desarrollando en el Valle del Peral de Valdepeñas para construir una rotonda y ha señalado que la actuación cuenta desde sus inicios con la supervisión de un arqueólogo contratado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, “cumpliendo escrupulosamente” la normativa vigente, ante la posibilidad de que se aparecieran restos arqueológicos, que determinarán los siguientes pasos.

En este sentido, Sánchez ha señalado que ya en el mes de marzo, la Delegación de Fomento puso en conocimiento de los técnicos de Cultura esta eventualidad, y que, desde el inicio de la misma, las obras tienen con la autorización de Intervención Arqueológica en Bienes e Inmuebles del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, que establecía, precisamente, la presencia de un arqueólogo durante la realización de las obras como así ha ocurrido, según ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

El titular de Fomento, ha aclarado que, desde el primer momento en que han aparecido restos arqueológicos se ha dejado de utilizar maquinaria pesada continuando los trabajos de forma manual “siempre con la supervisión del arqueólogo” y que los hallazgos encontrados han determinado que antes de continuar con el desarrollo de la obra “se debe realizar un estudio arqueológico”.

Por ello, ha aclarado, la obra desde ese momento ha quedado suspendida y que los “próximos pasos vendrán determinados por el resultado de estos informes arqueológicos” por lo que la actuación a realizar “velará y protegerá” el interés cultural.

Casto Sánchez ha asegurado que no les ha sorprendido la aparición de restos arqueológicos y que por ello se reforzó desde el principio el control de las obras, que cuentan con proyecto arqueológico y técnicos específicos, de tal forma que los operarios que están trabajando en la actualidad no son personal de obra, sino trabajadores especializados que se dedican a las tareas de excavación.

De su lado, el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, ha recordado que la carta arqueológica de Membrilla, término municipal en el que se localizan los Baños del Peral, ya indica la existencia de un asentamiento romano en la zona, por lo que era de prever la aparición de restos en cuanto comenzaran las obras.

A este respecto el edil ha desmentido que se hayan destruido dichos restos arqueológicos y ha ratificado lo dicho por el representante del Gobierno regional, que las obras para construir la glorieta se paralizaron en cuanto aparecieron los vestigios de antiguos asentamientos.

Según los primeros indicios, los restos aparecidos en el Peral pertenecen a un edificio de al menos cuarenta metros de largo por veinte de ancho que pudo ser levantado el siglo I después de Cristo, dedicado seguramente a la transformación de productos agrícolas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*