Almagro y su hostelería lloran la muerte de Domingo Serrano ‘El Gordo’

El conocido restaurador Domingo Serrano Dotor, conocido popularmente como ‘El Gordo’, que regentaba en la Plaza Mayor de Almagro (Ciudad Real) un restaurante con ese mismo nombre, falleció anoche como consecuencia de un infarto a los 55 años, según han informado fuentes cercanas a la familia.

Domingo Serrano está considerado “una institución” en Almagro, y su restaurante El Gordo es un punto neurálgico de encuentro para cualquier turista que visite la localidad y un lugar “inevitable” de paso durante la celebración del Festival Internacional de Teatro Clásico.

Su restaurante es frecuentado a menudo por numerosos turistas, por actores y directores de compañías teatrales, que disfrutaban de su cercanía y de la buena cocina que ofrecía en su establecimiento.

Los espectadores del festival también son asiduos a acudir a este céntrico restaurante, donde Domingo Serrano siempre hacía gala de su buen humor y de un carácter afable.

Su apoyo al festival le llevó el año pasado a recibir de manos de los responsables del festival ‘La berenjena de plata’, una distinción que conjuntamente entrega cada año la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de la Berenjena de Almagro y el Festival de Teatro con la intención de hermanar los dos elementos que, junto al encaje, hacen famosa a esta localidad en España y en el mundo.

Con este reconocimiento, tanto la IGP como el festival quisieron reconocer en su persona la labor que realiza el sector hostelero, que tanto se esfuerza por acoger y por cuidar y hacer la estancia de los visitantes más agradable al festival.

Domingo Serrano, que durante todos estos años al frente de su negocio ha recibido a numerosas personalidades, hace poco recordaba a Efe que, sin duda, la que a él más ilusión le había hecho fue la visita en 2013 de los entonces Príncipes de Asturias y ahora reyes de España Felipe y Letizia.

Estos decidieron visitar por sorpresa Almagro y durante su paseo se detuvieron en el bar El Gordo, donde Domingo, al verles entrar, se quedó “sorprendido”.

Según relató en aquellos días a Efe, los entonces príncipes se mostraron de forma muy natural en el trato y posteriormente, tras consumir sus bebidas, quisieron pagar las consumiciones, aunque él no les quiso cobrar porque, como dijo entonces, “no siempre uno tenía a la realeza en su casa”.

Conocido también por su afición a los toros, Domingo Serrano fue en los últimos años presidente de la plaza de toros de Almagro.

El funeral está previsto que tenga lugar en la tarde de este miércoles en Almagro.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*