Las poblaciones más grandes de la provincia de Ciudad Real aglutinan el mayor crecimiento de solicitudes de ayudas de emergencia mientras que más de una veintena de poblaciones pequeñas no han cursado ninguna

Desde hoy, con la firma del Decreto por el Presidente de la Diputación, se ponen a disposición de las Trabajadores Sociales, otros 250.000 € en ayudas de emergencia, para atender las necesidades que surgidas desde el 12 de mayo, fecha en la que se agotó el 1.200.000 € disponible para todo el año.

Así la Diputación de Ciudad Real, en el conjunto de la provincia, ha atendido 2901 solicitudes del Plan de Ayudas de Emergencia Social, desde que se decretara el pasado 14 de marzo el estado de alarma hasta el pasado 11 de mayo, se trata de unas ayudas que han permitido adquirir lo básico a al entorno de 12.000 vecinos de la provincia, por un importe de 913.380 €. Se trata de casi 716.000 € más que en el mismo periodo de 2019, y 2050 familias más que ese mismo año. Sin duda, este aumento ha sido debido al parón de ingresos sufrido por las familias desde que el COVID-19 detuvo la economía del país.

De esas familias, 455 son familias incluidas en el programa de intervención familiar, 1006 son familias habituales de los servicios sociales y de las ayudas de emergencia, mientras que 475 son familias “normalizadas” en situación de necesidad derivada de desempleo prolongado y 965 son familias también normalizadas que un apoyo económico puntual. En este sentido y en comparación con el mismo periodo de 2019, se observa que el mayor incremento lo han tenido las familias normalizadas que necesitan un apoyo económico puntual, es este grupo el que se ha multiplicado un 748%. El resto de tipos de familias ha crecido en torno al 250%, con excepción de las familias normalizadas en situación de necesidad derivada de desempleo prolongado que ha crecido un 290%.

Con estos 913.000 euros destinados a las familias de la provincia en estos días de estado de alarma, los/as trabajadores/as sociales han dispuesto vales para comida, medicinas, vestimenta básica, suministros necesarios para la vivienda y la higiene personal. Todos estos productos se adquieren en los establecimientos comerciales de cada localidad adheridos a este Plan, en una cifra que alcanza en estos momentos casi 200 establecimientos a lo largo y ancho de la provincia, por lo que el programa también tiene un efecto positivo sobre el pequeño comercio de nuestra provincia a las que se les inyecta recursos desde la Institución provincial.

De esta manera, desde la Diputación, se atiende a las familias más necesitadas de las distintas localidades. Especialmente llamativas por su aumento y cuantía económica, son las solicitudes de familias atendidas en los municipios más poblados de la provincia, como es el caso de Ciudad Real, donde se ha atendido a 396 familias por importe de 126254 €, Puertolllano, con 217 familias y 75060 €, Tomelloso con 478 familias y un presupuesto de 165930 €, Alcázar con 202 familias y recursos económicos por importe de 59.880 €, Valdepeñas con 211 familias y 68726 €, Daimiel con 62 familias y 15.600 € y Bolaños con 57 familias y ayudas concedidas por importe de casi 20.000 €.

Por el contrario, son los municipios más pequeños los que menos demanda han tenido de este tipo de ayudas desde la declaración del estado de alarma hasta el pasado 11 de marzo, hasta el punto que muchos de ellos o tienen una sola familia beneficiaria de estas ayudas como es el caso de Alcolea de Cva, Arenales de San Gregorio, Fontanarejo, Puebla del Principe o Puerto Lapice, Santa Cruz de los Cañamos, Saceruela y Valdemanco. Así mismo, desde XX localidades de la provincia los servicios sociales, no han tramitado ni una sola solicitud, este es el caso de Alamillo, Alcoba de los Montes, Alcubillas, Alhambra, Anchuras, Arenas de Sn Juan, Arroba, Cabezarrubias, Cañada, Caracuel, Chillón, El Hoyo, Fuencaliente, Fuenllana, Luciana, Montiel, Navalpino, Navas de Estena, Picón, Ruidera, San Lorenzo de Cva, Solana del Pino, Villanueva de San Carlos y Villar del Pozo.

Desde el Equipo de Gobierno de la Diputación, damos enorme importancia a que los beneficiarios de estas ayudas, en todo momento tengan garantizada su dignidad, evitando las colas de espera para recoger alimentos, que tanto estamos viendo estos días en televisión. Para el Presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, en todo momento hay que garantizar que la ayuda que se ofrece a quienes más la necesitan, se hace respetando su dignidad como personas y su derecho a ser atendido en condiciones de anonimato y discreción, así como a poder decidir los productos básicos que necesita su familia y acudir a los establecimientos comerciales para adquirirlos como cualquier ciudadano”.

Como ha repetido en más de una ocasión el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, “lo deseable sería que este plan no se tuviera que convocar cada año, porque ningún ciudadano en la provincia lo necesitara”, pero lo cierto es que hay familias que necesitan estas ayudas de emergencia a lo largo del año, y lo más grave es como con ocasión del estado de alarma, se ha disparado el número de familias que acuden a las ayudas de emergencia de la Diputación por no disponer de otro recurso en un momento tan complejo como el que estamos sufriendo por la pandemia originada por el corona virus.

Caballero apeló al sentido de responsabilidad pública para aumentar, desde que se conoció el estado de alarma, los umbrales de renta y las cuantías por las que podían acceder las familias a los 1,2 millones del Plan 2020; millones que ahora alcanza la cuantía de 1.450.000 € al sumar una nueva modificación de crédito por importe de 250.000 €, para atender a las familias más vulnerables mientras se tramitan las ayudas de emergencia por importe de 14 millones de €, aprobadas recientemente por el Gobierno de Castilla-La Mancha, así como la Renta Básica anunciada por el Gobierno de España que se espera esté disponible para el mes de junio.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*