Matan a tiros a un castellano-manchego que “paró a coger un puñado de habas cuando venía de la farmacia”

El titular del Juzgado de Instrucción de Huelva que se ha hecho cargo de la investigación de la muerte de un hombre, natural de Castilla-La Mancha, este martes en una finca de Rociana del Condado (Huelva), cuyo propietario le disparó al creer que estaba robando, ha decretado el secreto de sumario sobre las actuaciones.

Así lo han confirmado fuentes de la Guardia Civil, cuyos agentes detuvieron ayer, a las 15.30 horas, como responsable de la muerte al dueño de la finca, un hombre de unos 70 años que permanece en los calabozos de la Comandancia de Huelva a la espera de pasar a disposición judicial.

La víctima, según ha informado el alcalde de Rociana, Diego Pichardo, era un hombre de unos 45 años, de etnia gitana, natural de Castilla-La Mancha, si bien llevaba más de 15 años en este municipio onubense de la comarca del Condado.

En el momento de la detención, el propietario de la finca manifestó que “había abierto fuego pensando que estaba siendo víctima de un robo”.

Por su parte, fuentes cercanas a la familia han indicado a Efe que el fallecido, casado con una rocianera y padre de cuatro hijos, trabajaba en el campo y “para nada era una persona conflictiva”.

Han apuntado que ayer, cuando sucedieron los hechos, esta persona “venía de la farmacia y al pasar por la finca se paró para coger un puñado de habas”, una acción que “no está bien” pero que “no justifica que el dueño la emprendiera a tiros contra él”, de ahí que reclamen justicia ante un hecho que tachan de “ruin y condenable”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*