Piden más de 12 años de cárcel para el acusado de estallar el ojo a un hombre en un bar de Castilla-La Mancha

/Redacción/

La Sección Primera de la Audiencia provincial de Toledo acogerá el miércoles 29 el juicio contra dos hombres acusados de robo con violencia, a uno de los cuales también se le imputa un delito de lesiones por provocar a un tercero el estallido de un ojo y para el que la Fiscalía pide 12 años y medio de prisión.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, consultado por Efe, los hechos tuvieron lugar el 14 de septiembre de 2015 cuando los dos procesados, junto a un tercer individuo cuya identidad se desconoce, se encontraban en un bar en la localidad toledana de Yeles, donde iniciaron una conversación con otro cliente del establecimiento.

“Tras pasar la tarde noche allí bebiendo copas”, añade el escrito, este cliente ofreció a la propietaria del bar ir a Illescas a comprarle refrescos de cola, ante lo cual los dos acusados le pidieron el favor de dejarles en dicha localidad.

A continuación, los tres se marcharon a Illescas en el vehículo de este hombre y pararon a tomar copas en un club de este municipio, momento en el que los procesados iniciaron una discusión con el dueño del coche, ya que querían que les llevara hasta la localidad madrileña de Parla, a lo cual se negó.

Ante la negativa del conductor, uno de los acusados “con ánimo de menoscabar la integridad corporal” del dueño del vehículo, le propinó diversos puñetazos en la cara y en el cuerpo y el hombre cayó al suelo inconsciente.

Después los dos procesados, “con la intención de servirse temporalmente del vehículo”, se apoderaron de las llaves que el propietario tenía en su bolsillo y abandonaron el lugar.

A la mañana siguiente abandonaron el turismo y dejaron las llaves en el bar de Yeles donde se conocieron.

Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió el estallido del ojo izquierdo, por lo que precisó tratamiento facultativo especializado y quirúrgico, y necesitó 304 días para recuperarse.

El autor de la paliza estuvo en prisión provisional por esta causa del 7 de noviembre de 2015 al 15 de febrero de 2017.

Los hechos son constitutivos de un delito de robo con violencia, por el que la Fiscalía pide tres años y medio de prisión para cada uno de los acusados.

Además, el autor de los puñetazos responderá ante la Justicia por un delito de lesiones por el que el fiscal solicita otros nueve años de cárcel, además de que se le prohíbe que se aproxime a la víctima a una distancia inferior a 500 metros.

También se reclama para la víctima una indemnización de 23.500 euros por las lesiones sufridas, 52.000 euros por las secuelas y 22.000 euros por el perjuicio estético causado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*