Home » Provincia » La historia de este pueblo de la provincia de Ciudad Real entra en las mejores bibliotecas del mundo

La historia de este pueblo de la provincia de Ciudad Real entra en las mejores bibliotecas del mundo

/Redacción/

Fernán Caballero tiene mil habitantes, pocos más de los que tenía hace 800 años pero la historia de este «pueblito» de Ciudad Real ha entrado en las bibliotecas más importantes del mundo, entre ellas la British Library y la del Congreso de Estados Unidos, gracias a Alberto y Patro Jiménez Ruiz.

Alberto Jiménez Ruiz y su hermana son fernanducos pero, sobre todo, unos enamorados de la historia a pesar de que, al menos en el caso de él, no ha llegado hasta ella hasta «mucho después» de lo que le habría gustado.

«Mi primer libro, con 6 años, fue ‘La Iliada’ y desde entonces quería dedicarme a la Historia pero soy hijo de un médico de pueblo y casi estaba obligado a estudiar Medicina. Me dediqué a la traumatología hasta que me prejubilé con 60 años. Los siguientes cinco los dediqué a estudiar en la UNED Historia y los siguientes siete a escribir el libro», ha explicado hoy a EFE el autor.

Embarcó en el proyecto a su hermana Patro, catedrática de instituto de Geografía e Historia, y a él se sumó su hija, arquitecta, que ha hecho todo el catastro del pueblo, así como un sobrino que es catedrático de Historia del Derecho.

El resultado son más de dos kilos de libro, en 1007 páginas, que publica Ediciones Manchegas, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) aunque son ellos los que han costeado en su totalidad esta «preciosidad» que se vende a 23 euros por internet y en algunas librerías.

«Por eso, cuando, nada más salir la primera edición, nos llamaron para decirnos que la British Library había pedido un ejemplar nos quedamos anonadados», recuerda muy emocionado el coautor de «Fernán Caballero y su historia. Desde su fundación hasta los inicios del siglo XX».

Luego se han sucedido los pedidos de la Universidad de Baviera, de Harvard, de Yale, de la Autónoma de Madrid, de Toulousse, de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos…

«Estar con el CSIC da pedigrí y supongo que habrá ojeadores por ahí mirando las publicaciones», especula.

En cualquier caso, dice, «la categoría» a su obra se la ha dado «la gente de fuera», porque en España, donde todos los autores tienen que depositar sus libros en la Biblioteca Nacional, no han tenido esa repercusión.

«Le propusimos al Instituto Cervantes que la llevara a sus centros y no hemos tenido respuesta», afirma este doctor en Medicina que se describe como «apasionado» de su pueblo, del que la escritora Cecilia Böhl de Faber tomo su seudónimo.

Hicieron la investigación no porque les parezca que su pueblo es el mejor del mundo sino por «la gran satisfacción de escribir sobre el» y recopilar una historia que empieza en 1218, cuando un «cavallero» llamado «Hernán» de la Encomienda de la Orden de Calatrava se asienta en esos terrenos.

«Cuando terminamos el libro, mi hija, que, a partir del catastro de Ensenada, ha reconstruido el pueblo casa por casa, me dijo ‘papá esto no hay quien se lo trague’ y me obligó a escribir un compendio en el que resumimos lo más importante», se ríe.

Su texto está en consonancia con lo que dice la Escuela de Anales francesa, es decir, que para la Historia es más importante «qué personas había alrededor y las de lo sucedido para la nación y el pueblo que la batalla de Waterloo en sí misma».

«Desarrollamos la historia de España, sus consecuencias en Castilla-La Mancha y en Fernán Caballero, un pueblito pero con gente culta y sentido común. Así, por ejemplo, durante la Guerra Civil solo hubo dos muertos pero en los demás mataron a todos los jerifaltes. Eso fue así porque en mi pueblo la desamortización de las tierras se hizo ordenadamente y no hubo agravios comparativos», presume.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*