Home » Ciudad Real » Irá 7 años a la cárcel por lo que le hizo a una mujer en un bar de Ciudad Real

Irá 7 años a la cárcel por lo que le hizo a una mujer en un bar de Ciudad Real

/Redacción/

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a un hombre como autor de un delito de agresión sexual con acceso carnal a una pena de siete años de prisión, así como la prohibición de aproximarse en un radio de 300 metros a la víctima en su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro lugar donde se encuentre así como comunicarse con ella, por terceras personas o por cualquier medio directo o indirecto por un tiempo de 10 años y una medida de libertad vigilada por seis años para que se ejecute con posterioridad a la prisión. 

Del mismo modo la sentencia establece para el condenado que indemnice a la víctima en 12.000 euros por los daños morales. 

Hechos 

La sentencia de la Sala detalla como hechos probados que de la prueba practicada se declara que, sobre las once horas del 3 de agosto de 2018, el condenado se encontraba en un bar en Ciudad Real momento en el que inició una conversación con una mujer a la queacababa de conocer en el mencionado local tras haber sido previamente presentada por un conocido común”. 

Transcurrido un tiempo y “tomado algunas consumiciones”, señala la sentencia, el condenado “se le insinuó a la mujer para establecer relaciones íntimas, pasándole el brazo por encima de los hombros, acariciándole la espalda, dándole pequeños cachetes en los glúteos”, que incomodó a la mujer hasta el punto que para acabar con dicha situación ésta “se sentó en uno de los taburetes de la barra”, circunstancia que señala la sentencia el condenado “aprovechó para introducirle la mano por debajo del vestido, mostrándole su interés en mantener relaciones sexuales”, ante lo cual la mujer “le retiró la mano” y se dirigió hacia los servicios de señoras “para poner fin a esa pretensión de intimar que no quería”.

Sigue relatando la sentencia que cuando la mujer se encontraba en el interior de los servicios de señoras, y antes de que pudiera cerrar la puerta con el pestillo, el condenado “se lo impidió, abrió la puerta, entró, la cerró, se colocó detrás de ella», y a continuación “le subió el vestido y le bajó las bragas” ante lo cual la mujer “mostró su rechazo colocándose de nuevo el vestido y su ropa interior e insistiendo que se estuviera quieto”. El condenado, esgrime la sentencia, “consiguió inmovilizarla dada su superioridad física sujetándola por los hombros y la cintura de forma que no podía hacer nada por impedirlo, así que le introdujo el pene en la vagina llegando a eyacular en su interior, pese a la resistencia y oposición” de la mujer. 

Contra dicha sentencia puede interponerse recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*